Banderas de Cuba y Estados Unidos

American Association For The Advancement Of Science (AAS) confirmó su compromiso de llevar científicos estadounidenses y cubanos en conjunto para trabajar en temas de importancia crucial para las poblaciones de ambos países con un simposio del 14-17 de agosto en La Habana, Cuba, sobre las enfermedades transmitidas por mosquitos como el dengue y el virus Zika.

“Queremos mostrar al mundo que estos intercambios son posibles, que el bienestar humano avanza si tenemos plena colaboración y el intercambio libre de ideas y personas”, dijo director general de AAAS, Rush Holt en las palabras de apertura. “Este simposio es un importante ejemplo de ello.”

Co-organizado por la AAAS, la Academia de Ciencias de Cuba y el Instituto Pedro Kourí de Medicina Tropical, el simposio refleja una larga historia de colaboración científica entre las dos naciones que datan de hace más de cien años, así como propuestas más recientes que culminaron en un acuerdo para trabajar en conjunto firmado por la AAAS y la Academia cubana en 2014.

Esa fue la historia que Peter Agre, ex presidente de AAAS y Premio Nobel, invocó en una de sus presentaciones en el evento en La Habana. Agre es también el director del Instituto de Investigación de la Malaria Johns Hopkins, que coordinó los mejores expertos en biología de vectores de Estados Unidos para asistir al simposio.

En 1900, Walter Reed, como cirujano general jefe de una junta del Ejército de Estados Unidos para el estudio de enfermedades tropicales, fue a Cuba para explorar cómo la fiebre amarilla era transmitida, dijo Agre. El científico cubano Carlos Finlay había acumulado una evidencia significativa de que los mosquitos transmitían la enfermedad, pero Reed no tenía ordenado investigar en esa conexión. Por suerte, Reed no hizo caso a sus superiores – “Creo que los científicos tienen un orden superior de responsabilidad”, dijo Agre. Al confirmar la investigación de Finlay, la fiebre amarilla fue controlada por primera vez.

En el reciente simposio, la Academia Cubana dio la bienvenida a Agre como miembro correspondiente, un honor reservado para los no cubanos acreditados con avances científicos sobresalientes.

“Creo que mi iniciación en la Academia de Ciencias de Cuba no es algo que tiene que ver con una persona”, dijo Agre en su ceremonia de iniciacion, con científicos cubanos acreditados anteriormente con el desarrollo de la mejor vacuna del mundo contra el meningococo tipo B, vacunas contra el cáncer y una que cura eficazmente las úlceras del pie diabético. “Se trata de organizaciones científicas, en los Estados Unidos y Cuba, que están trabajando juntos y pueden lograr muchas cosas juntos que no se podrían conseguir de otra manera.”

Titulado Simposio Binacional Estados Unidos-Cuba sobre Nuevos Avances en Biología y Control del Aedes Aegypti, el simposio en La Habana reunió a expertos de ambos países para discutir enfoques para el control de los vectores, en particular Aedes aegypti , que transmiten enfermedades como el dengue, el chikungunya y el virus Zika, toda de los cuales han aparecido a través de amplias franjas de las Américas, incluyendo en Cuba y los Estados Unidos.

“Este es un simposio oportuno para que científicos cubanos y estadounidenses puedan intercambiar y compartir experiencias sobre problemas de salud pública que enfrentan ambos países, el mundo, y la región de las Américas en particular”, dijo Marga Gual Soler, directora del proyecto en el Centro para la Diplomacia Científica de la AAAS.

Sergio Pastrana, director ejecutivo de la Academia de Ciencias de Cuba, llamó el simposio, además de una conferencia anterior en la neurociencia, celebrada en diciembre de 2015 y una de inmunoterapia del cáncer en de mayo de 2016, como oportunidades para que “científicos de ambas naciones puedan llegar a conocerse y crear avenidas que conduzcan a un mayor intercambio de largo alcance “.

El acuerdo de 2014 entre la AAAS y la Academia Cubana también allanó el camino para un programa que coloca a los investigadores cubanos junto con los colegas de los laboratorios de investigación de Estados Unidos. Hasta el momento, uno investigador, un neurocientífico, está trabajando en la Universidad de Washington en St. Louis. Otros dos, que se centran en la inmunología del cáncer, deben llegar a la escuela de medicina de la Universidad de Pennsylvania y Harvard en el otoño, y un investigador de enfermedades infecciosas y un especialista en biodiversidad se deben incorporar en 2018. Mientras tanto, el simposios en curso ayuda a revelar e informar las asociaciones de investigación que deben perseguirse.

En el simposio sobre enfermedades transmitidas por vectores, uno de los métodos para controlar la población de mosquitos que despertó el interés involucra Wolbachia , una bacteria que puede detener los virus como el dengue, el chikungunya y Zika de que crece dentro de los mosquitos y que se transmite a las personas y que puede también reducir las poblaciones de mosquitos. Las pruebas de Wolbachia en California y Florida fueron prometedoras, según Stephen Dobson, profesor del Departamento de Entomología de la Universidad de Kentucky, y Dobson dijo que él y L. A. Piedra, del Instituto Pedro Kourí de Medicina Tropical, discutieron un proyecto de colaboración.

Juan Bisset, director del Departamento de Control de Vectores del Pedro Kourí, dijo que el uso de la bacteria como un pesticida presenta “una nueva herramienta” para Cuba y “una de las formas más fáciles y rápidas” para controlar la propagación de enfermedades transmitidas por vectores.

Marcelo Jacobs-Lorena, profesor en el Instituto de Investigación de la Malaria Johns Hopkins, dijo que un número de expertos de los EE.UU. y los expertos cubanos ya han puesto en marcha planes para colaborar. “Había oportunidad de establecer relaciones personales”, dijo Jacobs-Lorena, quien hizo una presentación sobre la introducción de genes de patógenos de inhibición en bacterias del intestino del mosquito. “Sé de varios proyectos de colaboración cubano-americanos que se han programado como resultado de este evento”.

Mientras tanto, los investigadores dijeron que Cuba posee datos a largo plazo sobre las poblaciones de mosquitos que podrían ser muy útiles en el control para detener o frenar la propagación de enfermedades. Douglas Norris, profesor de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins, señaló que los datos de año a año en las poblaciones de mosquitos son cruciales, mientras que los datos a corto plazo pueden perderse o falsificar los picos en las poblaciones de mosquitos – que a menudo son objeto de control de vector más eficaz.

Otros avances en el control de vectores que se presentaron en el simposio incluyen esterilización de mosquitos con irradiación, ingeniería genética para que se sobreexpresen sus proteínas del bloqueo de virus, y edición genética. En una presentación titulada “Ingeniería Genética para las masas,” Jason Rasgon, profesor de entomología y epidemiología en la Universidad Estatal de Pensilvania, ha explicado que “la carga de genes de la edición” puede ser inyectado directamente en los mosquitos hembras para reproducir las características hereditarias en su descendencia.

En general, los investigadores dijeron que un número relativamente pequeño de los insecticidas se usan actualmente en la lucha contra los mosquitos y la resistencia a los productos químicos está creciendo. Nuevos insecticidas, incluidos los de fuentes botánicas como la planta del género Cinnamosma y productos químicos con diferentes mecanismos para frustrar la fisiología de un mosquito, son necesarios, así como otras medidas, incluidas las vacunas que protegen contra enfermedades como el Zika.

En otra reunión, Holt y Pastrana desarrollaron planes futuros para un memorando de entendimiento para extenderse más allá de las ciencias biomédicas en áreas que incluyen la capacidad de recuperación de desastres naturales, la protección de los ecosistemas marinos y la gestión de la biodiversidad – todas las áreas de gran importancia para las sociedades de Cuba y los Estados Unidos .

“A pesar de las diferencias políticas entre Estados Unidos y Cuba, ambas naciones son fuertes en las ciencias y tienen una historia de colaboración fructífera”, dijo Julia MacKenzie, director de relaciones internacionales AAAS. “Queremos asegurarnos de que esto continúe así, en beneficio de los estadounidenses y cubanos.”

Holt hizo hincapié en el valor de las áreas de colaboración de investigación particulares y los beneficios sociales que pueden producir. También se refirió a la importancia de permitir que los científicos de todo el mundo trabajar juntos e intercambiar ideas libremente.

“Sí, estamos interesados en la investigación per se”, dijo Holt, “pero también estamos interesados en la búsqueda de la colaboración internacional, ya que es una de las condiciones necesarias para hacer prosperar la ciencia.”

(Publicado en la Revista de la American Association For The Advancement Of Science (Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia) / Traducción al español de Pavel Jacomino/Cubadebate)