Vistas panorámicas
Servicios del Portal Cuba.cu
Noticias
Archivo de noticias Actualidad >> Medio ambiente
Crónica del Tiempo: El Atlántico tropical libre de ciclones en agosto
14 agosto / Fuente original: Cubadebate
por José Rubiera

En la actualidad hay cuatro ondas tropicales surcando el espacio marino entre África y el golfo de México. De ellas, solo una ha llamado algo la atención. Pero me detengo aquí momentáneamente, ya que quisiera aprovechar esta ocasión para, con este artículo, aclarar algunos conceptos importantes. El primero de ellos es: ¿qué es una Onda Tropical?

Una onda tropical puede decirse que es el sistema meteorológico más usual del Atlántico tropical en los meses de verano. Las ondas tropicales se definen como líneas en donde la presión atmosférica es más baja que en sus alrededores, y están acompañadas de áreas más o menos fuertes de chubascos y tormentas eléctricas. Por delante de la onda, los vientos soplan del nordeste, mientras que por detrás de la misma, el flujo de aire viene de dirección sudeste.

Las ondas tropicales surgen en África y se desplazan por el Atlántico tropical, con un promedio de una onda a la semana, siguiendo el flujo del este del anticiclón Atlántico, generalmente con una velocidad entre 15 y 30 km/h. No es raro observar hasta tres o cuatro ondas tropicales en el trayecto desde África al golfo de México en los meses de pleno verano.

La importancia de las ondas tropicales radica en que es el sistema meteorológico que con mayor frecuencia sirve de génesis a los ciclones tropicales del Atlántico. Cuando una onda se inestabiliza, adquiere una zona de bajas presiones junto a una circulación ciclónica de los vientos (en sentido contrario a las agujas del reloj en el Hemisferio Norte).

Para que esto ocurra, 1) la onda no puede viajar demasiado rápido, 2) debe estar embebida en aire húmedo en todas las capas bajas de la atmosfera, 3) debe moverse sobre aguas con temperatura superior a 26.5 C, y además, 4) el viento no puede tener variaciones grandes en la altura, lo que en lenguaje más técnico se llama tener poca cizalladura vertical.

Algunos, entre ellos foristas de Cubadebate, se han preocupado por una onda tropical que actualmente cruza el Atlántico. Es la llamada Onda Tropical 94L, o INVEST 94L. ¿Qué significa esta terminología? Pues INVEST denota un sistema meteorológico tropical que representa una cierta área de potencial desarrollo y que por ello ha llamado la atención de los pronosticadores de ciclones tropicales.

Los INVEST se denotan con un número y una letra. Los números van del 90 al 99 y después vuelve a emplearse el 90. A los sistemas del Atlántico se les pone la letra L, a los del este del Pacifico se les denota por E, mientras que a los del Pacifico central, al sur de Hawái, se les da la letra C. Por ejemplo, la onda tropical que ahora se mueve por el Atlántico se denomina INVEST 94L.

Cabe destacar aquí que la designación como INVEST no se corresponde con alguna certeza o probabilidad particular de desarrollo del sistema en un ciclón tropical, sino solo llama la atención sobre el mismo y recaba de más datos y del uso de modelos de pronósticos especializados para seguir su evolución. Respecto a darle seguimiento a la probabilidad de desarrollo, la información hay que buscarla en las notas usuales que brindan nuestras instituciones de pronóstico; en el caso de Cuba, el sitio Web del Instituto de Meteorología www.insmet.cu, donde aparece cada día un documento llamado “Perspectivas del Tiempo Tropical”.

Visto esto, hablemos algo en concreto de la INVEST 94L que ha estado preocupando a algunos de nuestros lectores, como ya referimos al inicio. En realidad les digo que no hay que preocuparse por esta Onda Tropical INVEST 94L en el momento actual. Está rodeada de aire muy seco al norte y al oeste, y en esas condiciones simplemente no puede desarrollarse. Le falta algo fundamental, un entorno de aire húmedo.

En la imagen de satélite trabajada con algoritmos matemáticos en computadora que les adjunto, puede observarse el aire seco que viene con el polvo del Sahara rodeando a la INVEST 94L, vislumbrándose un destino igual para la otra onda tropical activa que está emergiendo de África actualmente. Además, las temperaturas superficiales del mar no son muy cálidas en el Atlántico tropical en este momento.

Todas estas circunstancias hacen que pueda ocurrir algo similar a lo que ocurrió en la pasada temporada ciclónica o de huracanes del 2013: que las ondas tropicales activas que puedan emerger de África y cruzar el Atlántico tropical y el mar Caribe, continúen su camino con pocas posibilidades de desarrollo. El área del Atlántico tropical se encuentra actualmente dominada por el anticiclón oceánico, con aire estable que se hunde desde arriba hacia abajo, y además rodeado de aire seco, que acompaña al polvo del Sahara en su avance hacia el oeste. Esta situación no permite que ocurran procesos de fuertes conglomerados nubosos, y por tanto, la formación de ciclones tropicales resulta muy poco probable.

Cabe destacar que la región principal de desarrollo ciclónico en el Atlántico es precisamente la faja tropical atlántica y el mar Caribe, al sur de 30 N. En esa zona es donde se genera el 85 por ciento de todos los ciclones tropicales de la cuenca del Atlántico. es muy limitado e improbable.

Este escenario, afortunadamente tan desfavorable para el desarrollo ciclónico tropical, parece que va a ser el que prevalecerá en el resto de este mes de agosto. Por tanto, lo más probable es que reine la tranquilidad durante este periodo. Solo habría que esperar a septiembre, a ver si continuamos con esa suerte en el Atlántico y en nuestro mar Caribe.

Imagen de satélite tratada en computadora. Se observa el aire seco que acompaña al Polvo del Sahara.

Imagen de satélite tratada en computadora. Se observa el aire seco que acompaña al Polvo del Sahara.

Imagen infrarroja de satélite que muestra la misma área de la imagen anterior. Se observan las ondas tropicales con muy poco desarrollo en el Atlántico tropical.

Imagen infrarroja de satélite que muestra la misma área de la imagen anterior. Se observan las ondas tropicales con muy poco desarrollo en el Atlántico tropical.