Crimen de Barbados

Cada seis de octubre los cubanos recuerdan, con inmenso dolor, el sabotaje con bombas contra un avión de Cubana de Aviación frente a las costas de Barbados, donde perdieron la vida 73 personas.

Eran jóvenes en su mayoría -como expresó Fidel- humildes trabajadores o estudiantes, y deportistas que cumplían con modestia y dedicación las tareas asignadas por la Patria.

Probados vínculos con la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos tenían los autores de tan abominable crimen, esos que aún gozan de impunidad y amparo en territorio norteamericano.

41 años han transcurrido desde aquel acto terrorista, y permanece en los familiares de las víctimas y el pueblo de Cuba, una herida que el tiempo no alivia, un dolor que se multiplica en las distintas generaciones de los hijos de esta Isla del Caribe.
Dolor infinito

A propósito del horrendo crimen de Barbados en el año 1976, se estableció el 6 de octubre como Día de las Víctimas del Terrorismo, una jornada para exigir que cesen la impunidad y las acciones violentas contra nuestra Isla.

Y es que desde el mismo triunfo de la Revolución, esta pequeña Isla ha sido centro de sabotajes, secuestros, asesinatos y ataques directos a funcionarios e intereses cubanos en el exterior, en la mayoría de los casos organizadas y propiciadas por autoridades de Estados Unidos.

Pero el pueblo cubano se mantiene en pie de lucha, aunque con la marca del dolor infinito por las pérdidas de seres queridos, como aquellos jóvenes que un 6 de octubre, hace 41 años, en pleno vuelo se convirtieron en víctimas del terrorismo.