Ernesto Soberón, director de Asuntos Consulares y Cubanos Residentes en el Exterior (DACCRE). Foto: Ismael Francisco/Cubadebate.

“Son falsas las insinuaciones de medios de comunicación ecuatorianos del uso indebido de pasaportes diplomáticos y oficiales de Cuba”, aseguró este jueves Ernesto Soberón Guzmán, director general de Asuntos Consulares y Atención a Cubanos Residentes en el Exterior.

A través de su cuenta de Twitter, el diplomático cubano declaró que “no hay evidencia alguna de estas acusaciones”. Afirmó que los “portadores de estos pasaportes cumplen rigurosamente lo establecido por la Convención de Viena”.

El viceministro cubano de Relaciones Exteriores, Rogelio Sierra, significó que Cuba garantiza la seguridad y buen uso de los documentos que emite su gobierno.

Constituye una manipulación insinuar que pasaportes diplomáticos y oficiales cubanos están siendo indebidamente utilizados. En Cuba no pasa lo que en los países que lo cuestionan”, denunció el funcionario.

El miércoles, la ministra del Interior de Ecuador, María Paula Romo, afirmó que su país notificó la finalización de los convenios de salud que mantenía con Cuba para la contratación de médicos, y verifica la llegada de un número inusual de ciudadanos de la isla en los meses previos a una ola de violentas protestas.

“En los meses previos a la crisis de octubre tuvimos un ingreso de 250 pasaportes oficiales de Cuba a Ecuador. Para nosotros esa es una cifra que sale de lo normal, que sale de la comparación con otros países, eso nos llama la atención”, explicó Romo.

Según declaraciones de la Ministra el martes, citada por el diario El Universo, “habrían averiguado con la embajada de Cuba y en la mayor parte de los casos se relaciona con médicos cubanos que están en el país a propósito del convenio de colaboración”.

La Ministra aclaró que no existen elementos para asegurar que ciudadanos cubanos habrían estado involucrados en las protestas.

Desde 1992, más de 3 mil profesionales de la salud cubana han brindado su colaboración en Ecuador, atendiendo a más de 6 millones 500 mil pacientes en el pasís sudamericano.