Falleció la historiadora camagüeyana Elda Cento Gómez

Una sensible pérdida para el pueblo camagüeyano y toda Cuba constituye el fallecimiento el lunes, en la capital del país, de la intelectual lugareña Elda Cento Gómez, maestra por encima de cualquier otro título.

    Con sus investigaciones, enalteció la Cultura nacional y, en particular, convidó a amar la Historia de estas llanuras, sus tradiciones y héroes, a través de relatos de amor y vida que se entremezclaron en la lucha por la independencia de la mayor de las Antillas.

Nadie como la Premio Nacional de Historia en 2015, quien fuera también Presidenta de la Unión de Historiadores de Cuba, para contar de forma ferviente los avatares de los criollos en el siglo XIX que pretendían despojarse del dominio español; nadie como Elda Cento podía promover igual pasión por aquellos hechos que forjaron la identidad nacional.

Profesora titular e investigadora auxiliar, Elda era Miembro Correspondiente dela Academia de la Historia de Cuba, y mereció el título de Hija Ilustre de la provincia de Camagüey, donde nació el 26 de septiembre de 1952.

La Distinción por la Cultura Cubana y el reconocimiento La Utilidad de la Virtud figuran entre los muchos galardones que mereció, en retribución a tanta dedicación por la Historia del país y en especial por su provincia natal, Camagüey, a la cual dedicó con vehemencia varios libros en función de autora, coautora o compiladora, como los Cuadernos de Historia Principeña; Del látigo y el jornal. Apuntes sobre la esclavitud en el Camagüey y Para no separarnos nunca más. Cartas de Ignacio Agramonte a Amalia Simoni, entre tantos otros.

Como parte de ese amor que profesaba por la Historia local, mantuvo un vínculo estrecho con la emisora provincial camagüeyana, a la que se unió como asesora histórica del proyecto multimedial Ignacio Agramonte: diamante con alma de beso, gestado en la Redacción Digital de Radio Cadena Agramonte, al cual, con su sapiencia y sencillez, le imprimió rigor científico con lenguaje asequible a toda comprensión.

Elda Cento Gómez deja una huella indeleble en la historiografía cubana y un amor profundo por los cimientos su terruño natal. Sus honras fúnebres tendrán lugar en la mañana de hoy martes, en la sede de la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey, donde laboró durante muchos años.